miércoles, 2 de abril de 2014

Lineamientos



Lineamientos


Participación por publicación de comentarios

1.  Los lectores deberán comprometerse  a publicar cada semana los comentarios a las preguntas que se harán en el blog. Los comentarios no deben limitarse a un "sí" o "no" ya que las preguntas son abiertas y el propósito de estas es que se reflexione sobre la obra más allá del gusto por la historia. También les pedimos que no hagan sus respuestas demasiado cortas o de sólo un renglón.

2.  Se dará una fecha límite para publicar en las sesiones. Las personas que respondan a las sesiones fuera del tiempo límite no tendrán la validación de horas de Prepa Sí.


3. Las publicaciones no se evaluarán, pero sí se tomará en cuenta la participación y el interés demostrado para validar las horas de Prepa Sí. En este caso puede condicionarse la validación de horas, de no publicar comentarios o hacer fraude.

4. No deberán copiar las respuestas de otros blogs o de páginas que ofrecen resúmenes de los libros, ni de páginas donde se resuelven dudas en línea.

5.  Los participantes deben respetar las opiniones de los otros. No se permitirá que se insulten o descalifiquen los comentarios de los demás. Los desacuerdos no se prohíben pero sí las críticas mal intencionadas.

6. La validación de horas Prepa Sí se hará únicamente para los alumnos que  cubran la totalidad de las actividades siguiendo los lineamientos.

 Para publicar un comentario: 
1.  Hacer click en “comentarios”
2.  Al terminar de escribir el comentario ir a la opción “Comentar como”
3.  Elegir la opción “Nombre/URL”
4.  Escriban su nombre o seudónimo en  “Nombre”.  Dejen el espacio de  “URL” en blanco.
5.  Hacer click en “Continuar”  y después en “Publicar”.

Participación por bitácora


1. Los lectores que elijan hacer una bitácora para El Aleph deben abrir un blog y llevar un recuento de las impresiones que vayan obteniendo del libro que se lee de forma individual. Al principio pueden tomar como guía algunas de las preguntas que se publican en las sesiones. Además de redactar textos en su bitácora podrán pegar imágenes, videos o audios. Es importante para nosotros que desarrollen su habilidad para analizar un texto y expresar sus opiniones con diferentes medios.


2. La actualización de la bitácora debe ir a la par de las sesiones de El Aleph y estar dentro del tiempo límite de entrega que tendrán las personas que respondan a las preguntas de las sesiones.

1 comentario:

  1. indira nallely guzman lopez20 de febrero de 2017, 12:33

    Esta novela es una deliciosa pintura de la realidad de un imperio decadente que, al igual que el protagonista agoniza por el cáncer del imperialismo no sin antes desangrar y devorar sus entrañas: la aristocracia de las Feodorovnas que intentaran por todos medios sobrevivir sin lograrlo, el incierto futuro a la burguesía de las Vanias sin sentido ni acomodo social; la clase media pseudointelectual de los Ivanes comodaticios pero adaptables; la poderosa clase militar que sin importar nada siempre sobrevive como un mal necesario y que padecerá aunque siempre tendrá ojos azules llenos de vida, piel joven bajo el polvo de la muerte y del tiempo y principalmente la fuerza para continuar; la naciente jueventud ajena al exterior pero cuya relidad son base del futuro y finalmente los Guerassims campesinos y siervos, aquellos cuyos rostros carecen de tiempo y tienen el alma y el cuerpo fortalecido por la ignominia, el servilismo pero en cuya mente vienen germinando las semillas de los Schwarz (polacos y germanos comerciantes)que desde la època del zar Pedro el Grande han llevado al imperio las semillas de las revoluciones culturales de Europa y cuyo abono son las injusticias de dos épocas imperialistas precedentes pues bajo el reinado de Catalina la Grande se dieron dos movimientos revolucionarios que tambalearon a tal grado el imperio que ésta se vio obligada a lanzar decretos a favor del campesinado y liberación de servidumbre por deudas.
    ¿Por qué una novela acerca de la muerte y no de la vida? En Rusia todo moría, la vida "buena y agradable" terminaba para todos aunque sólo los estratos de nivel medio hacia arriba se tambaleaban con el terrible silencio que el cáncer invadió a Ivan Ilich y cuyo final sería el mismo: se desangraban pero los remedios paliativos ayudaron casi hasta que el paciente notó que no tenía remedio; los doctores (esa burguesía liberal) le mentía para distraerle del desenlace tortuoso y trágico cuyo estado conciente le agravaría el sufrimiento hasta lo indecible (el cáncer que padecía lo tendría desangrándose y consumido en ardores infernales casi merecidos; era el heredero y perpetrador casi involuntario de la desgracia y sufrimiento de muchos, tal vez de miles de compatriotas: ejerció el poder absoluto sobre el débil y lamió las botas de los que estaban sobre él -5000 rublos acallaban conciencias-)
    A Ivan nadie le apreciaba menos le amaban, ni siquiera él mismo por eso buscaba satisfacer ese vacío insoportable con decisiones "convenientes" acordes a lo que la gente esperaba. Su cuerpo era débil, carácter blandengue e incapaz de un trabajo físico (casi lo fractura la caída de la escalera) Vivió para bien de nadie ni para provecho de nada, sus compañeros y colegas tan depredadores como el muerto sólo pensaron en su beneficio (los unos para los otros eran solo estorbos temporales en sus ascensos)-irónico motivo enterarse de su muerte en el lustroso Palacio de Justicia.
    Leon Tosltoi entrevera las angustias, frustraciones y esperanzas de todo un pueblo en cuyas entrañas el fuego de las ideas de justicia, libertad e igualdad consumía todo con tanta discreción que sólo los Schwarzs se sentaban a contemplar los acontecimientos, elegantes, sonrientes y joviales ya fuera en los salones magnificos del Kremlin, en la antesala de una oficina zarista o de un "amigo" fallecido.
    Gracias por esta deliciosa lectura Carla.

    ResponderEliminar