sábado, 5 de mayo de 2018

Autores y obras. Geoffrey Chaucer


Dibujo de la maravillosa Kate Beaton :)



Geoffrey Chaucer
(Londres, c. 1343 - Londres, 1400)

Poeta inglés, hijo de un vinatero proveedor de la corte, se cree que asistió a la escuela de gramática latina de la catedral de San Pablo y que estudió leyes en el Inns of Court. En 1357 era paje de la condesa del Ulster, y más tarde (hacia 1367) escudero de Eduardo III de Inglaterra.

Desempeñó los cargos de interventor de aduanas en el puerto de Londres y luego de juez de paz en Kent, parlamentario y encargado de los jardines y palacios reales. En comisiones reales, realizó diversos viajes al reino de Navarra, a Francia e Italia, lo que le sirvió para conocer la obra de Dante, de Petrarca y de Boccaccio. También tuvo un empleo de medio tiempo recolectando metal para reuso (Chaucer manejando un camión de redilas con la conocida grabación de “Se compran colchones, tambores, refrigeradores, lavadoras, microondas o algo de fierro viejo que venda…” –oigan, dinero es dinero.) Al final de su vida alquiló una casa en las proximidades de la abadía de Westminster, y obtuvo el privilegio de ser enterrado en ésta.



Los cuentos de Canterbury

La obra más ambiciosa de Chaucer es, sin embargo, Los cuentos de Canterbury (Canterbury Tales), conjunto de relatos en verso inspirados en el El decamerón, que debió de componer entre 1386 y 1400. El poeta escribió en realidad sólo la cuarta parte de los cuentos que planeó en un principio, aunque la muestra recoge ya casi todos los géneros de la cuentística medieval. La obra desempeñó un papel crucial en la fijación de la gramática y la lengua inglesas. Geoffrey Chaucer se reveló en ella como gran artista y profundo psicólogo, capaz de imprimir gran vivacidad a la narración y impregnarla de un humor malicioso y profundamente humano.

La excusa argumental que da inicio a  la obra se basa en un grupo de peregrinos en dirección a la catedral de Canterbury que recalan en la posada del Tabardo. Allí el dueño del local les propone un concurso de narraciones —inicialmente cuatro por persona aunque solo leemos una— y al ganador le invitará a cenar en el viaje de vuelta. Ellos aceptan y las historias van sucediéndose en muy diversos estilos e intenciones, acordes a la personalidad de cada uno y siendo el propio Chaucer un personaje más.

Fuentes:


1 comentario:

  1. Muy interesante la vida de Chaucer!
    También pudo haber vendido mole los domingos, dinero es dinero :D

    Gracias por la introducción

    ResponderEliminar